Páginas

lunes, 22 de abril de 2013

ROBERT WISE REVELADO: CUALQUIER DÍA EN CUALQUIER ESQUINA (1962)




Título original: Two For the Seesaw

Duración: 119 minutos

Nacionalidad: Estados Unidos

Dirección: Robert Wise

Guión: Isobel Lennart, basado en la obra teatral de William Gibson

Música: André Previn

Fotografía: Ted D. McCord (B&W)

Reparto: Robert Mitchum, Shirley MacLaine, Edmon Ryan, Elisabeth Fraser, Eddie Firestone, Billy Gray

Producción: Metro Goldwyn Mayer (MGM) / United Artists (UA)

Basta con echar un sucinto vistazo a la filmografía del director Robert Wise para quedarse impresionado, maravillado. Tenido, por lo común, como un cineasta de segunda fila, uno más del montón, sin mayores precisiones ni especial detenimiento, aprecia uno, sin embargo, entre sus más de cuarenta realizaciones, títulos que hablan por sí mismos de la esencia y la historia de Hollywood. Sólo por haber dirigido West Side Story (1961) y Sonrisas y lágrimas (The Sound of Music, 1965), dos clásicos musicales de todos los tiempos, dos obras superiores que no pueden faltar en cualquier antología del séptimo arte que se precie, Wise merecería estar situado en el nivel más selecto del cine mundial. 


Pero todavía hizo más:

«Una pormenorizada revisión de su obra permite advertir su gran talento para la puesta en escena, como también su solvencia para navegar por los distintos géneros que cultivó llegando a concebir unos cuantos títulos que hoy en día se hallan situados entre los clásicos, caso de los dramas de boxeo The Set-up (Nadie puede vencerme, 1949) o Somebody Up There Likes Me (Marcado por el odio, 1956) inspirada en la biografía de Rocky Marciano a quien encarnaba Paul Newman; de Born to Kill (Nacido para matar, 1947) a Odds Against Tomorrow (1959), magistrales ejercicios de estilo; de I Want to Live! (¡Quiero vivir!, 1958), basada en la figura real de Barbara Graham, mujer que fue ejecutada en la cámara de gas en 1956 y protagonizada por una soberbia Susan Hayward; The Day the Earth Stood Still (Ultimátum a la tierra, 1951) o The Andromeda Strain (La amenaza de Andrómeda, 1971), en el terreno de la ciencia ficción; o la sorprendente The Haunting (1963), en el terror.»

CARLOS TEJEDA, Hollywood revelado I, Capítulo 8. «Robert Wise, la honestidad de un cineasta»

A los títulos anteriormente citados, habría que añadir, para mi gusto, otras dos cintas que estimo muchísimo: Cualquier día en cualquier esquina (Two For the Seesaw, 1962) y El Yang-Tsé en llamas (The Sand Pebbles (1966). En la personal selección que hago en este espacio de las producciones de los directores incluidos en el primer volumen de Hollywood revelado, podían estar cualquiera de ambas, dos de mis favoritas en el cine de Wise. No sé cuántas veces he visionado El Yang-Tsé en llamas, un film bélico perfecto, a mi juicio, que combina con exquisita precisión el mejor cine del género (excelentes secuencias de acción, de guerra) con un recorrido casi filosófico por el sentido de la existencia, del heroísmo, del sacrificio y la amistad. Un film que cuenta con una de las mejores interpretaciones de Steve McQueen en toda su carrera. Una perspectiva, en fin, de las vivencias personales en el campo de batalla, en la primera línea del frente y la aventura, como encontramos, asimismo, en otros trabajos memorables, sea Lord Jim (1965, Richard Brooks), sea Apocalypse Now (1979, Francis Ford Coppola). 


Ahora bien, tengo por Two For the Seesaw una particular predilección. He aquí, respecto al mencionado film El Yang-Tsé en llamas,  un cambio de registro en toda regla, peculiaridad notable del cine de Wise, quien frecuentó casi todos los géneros con suma destreza. De los mares de China pasamos al corazón de Manhattan. De una aventura de tintes épicos a una comedia romántica de primera categoría, con fondo dramático, como tiene que ser.


El soberbio guión de Isobel Lennart está basado en la exitosa pieza teatral del mismo título (original) escrita por William Gibson, interpretada en Broadway por Henry Fonda y Anne Bancroft. Un argumento de esta naturaleza debe al acierto del reparto una buena parte de la garantía del resultado final. Nada que objetar a la pareja de intérpretes en la escena. Pero la que vemos en la pantalla no se queda atrás: Robert Mitchum y Shirley MacLaine.


Historia de soledades entre la multitud de Nueva York, dos vidas pequeñas, grises y muy comunes, se encuentran de pronto en la Gran Manzana. Dos personas frágiles que la propia existencia ha debido fortalecer, a costa de dejar en su piel un barniz de desconsuelo, de velada amargura, de fría desesperanza. Los personajes de esta leyenda urbana verdaderamente conmovedora no buscan a su media naranja; en realidad, han dejado de buscar algo o a alguien desde hace tiempo. Simplemente, esperan una segunda oportunidad para ser felices.



Robert Wise (la honestidad de un cineasta), quien en ningún momento pretende disimular la base teatral de la trama, presta gran atención en las secuencias de interior, donde busca preservar la intimidad de los personajes y penetrar así en sus almas en duelo. No obstante, y aunque resulte paradójico, pocas películas como en Cualquier día en cualquier esquina han fotografiado en exteriores las ciudad de Nueva York de manera tan hermosa; pienso, en concreto, en las primeras secuencias del film, en las que vemos al solitario protagonista encarnado por Robert Mitchum deambular sin rumbo fijo por las calles, solo por pasear, sin saber que, cualquier día en cualquier esquina, puede encontrar otra existencia desolada con quien compartir un pedazo de espacio y de tiempo en el corazón de la ciudad.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada